Menú Cerrar

No importa cuánto te tardes…

Hola, hace poco mi padre construyó esta casa con ayuda de una de sus amigas. Todo el material utilizado en esta manualidad es cartón y lazo reciclado de cajas que iban a terminar en la basura. Para mi sorpresa, esta casa les tardó más de un mes en construirla. Me mencionó que se cortó cartones pequeños para simular las tejas de la casa, así mismo, las paredes están hechas a medida y escala de un boceto que él mismo hizo.

No importa cuanto te tardes...
No importa cuanto te tardes…

Lo que me sorprendió de esta manualidad fue el tiempo de vida que se tomo mi padre al hacerla. De que es más fácil destruir que construir algo, por muy pequeño o grande que sea, se debe de tener pasión en el momento en que lo estamos construyendo. Ya sea una casa, una carrera, un hogar, inclusive nuestro futuro debemos de asegurarnos que tenga nuestro nombre, nuestra esencia por todos lados; nuestra forma de ver la vida debe de estar impregnada en eso que estamos creando. No se trata de cuánto te tardas o si lo haces para impresionar a alguien; se trata de quedar satisfecho con nosotros mismos, con nuestro trabajo. Y, con esto me dio mi padre una enseñanza de vida:

No importa cuánto te tardes en hacer algo o si no impresionas a nadie. Al único que le debes de entregar cuentas es a ti mismo; si te gusta lo que haces no te muevas de ahí y hazlo grande, hazlo bien, ¡hazlo tuyo!

Espero poder haberme conectado con ustedes y poder transmitir un poco en este post.

Los invito a seguirme en mi Facebook y mi Instagram, donde subo contenido personal 😊.

Te recomendamos leer

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: