El camino a casa… Macanguí, La Misión

Hace algunos días tomé esta foto yendo hacia mi pequeño pueblo, iba haciendo algunas tomas de paisaje y de pronto me encontré a este señor. Por lo regular hay que caminar unos 30 minutos para llegar al primer pueblo y en lo personal me sirve para despejar la mente, reflexionar un poco, darle solución a algunos problemas, etc.

Salir de la vida cotidiana

Actualmente la vida cotidiana en la ciudad está llena de estrés, cansancio y una rutina que nos desgasta tanto física como mentalmente. Siempre es necesario salir de todo ello, y un buen ejercicio es estar en contacto con la naturaleza. Llena de tranquilidad que, al mismo tiempo nos ayuda y nos hace ver lo que realmente es importante para subsistir.

Vivo en una pequeña localidad del estado de Hidalgo, México llamado Macanguí. Su nombre significa “lugar de verde pradera” del idioma Náhuatl que, aunque ya no se habla, aún se practican algunas costumbres propias de esta cultura.

Hombre que camina por el sendero que lleva a Macanguí.
Hombre que camina por el sendero que lleva a Macanguí, La Misión, Hidalgo. Un camino lleno de naturaleza y tranquilidad.

Finalmente te agradezco que hayas dedicado un poquito de tu tiempo a leer sobre mi articulo. Si eres nuevo por aquí te invito a suscribirte a nuestro sitio. Continuamente subimos contenido mis amigos y yo compartiendo un poco de lo que nos gusta hacer.

Te puede interesar: La noche es la mitad de la vida, soy Saúl Mhuzz

¡Conócenos!

Si gustar conocer mas sobre mi trabajo te invito a visitar mi perfil de Instagram, estoy como Mhuzz_photo, de igual manera me gusta la Ilustración y la escultura, en Facebook me encuentro como Mhuzz by Panda y en YouTube como MHUZZ.

Por ultimo me despido con esta célebre frase que en lo personal me gustó mucho ya que actualmente el tema del calentamiento global es algo preocupante y, considero que debemos hacer algo al respecto para dejarles un mejor mundo a las nuevas generaciones.

«Si sirves a la naturaleza, ella te servirá a ti.»

Confucio

Deja un pensamiento