Las redes de un mundo incierto

Te doy la bienvenida a mi artículo del día de hoy. Te traigo una fotografía que precisamente realicé el día miércoles de esta semana en una pequeña caminata como de costumbre. Fue cuando encontré a esta pequeña tejiendo su red.

El hecho de ver una telaraña me hace pensar en infinidad de cosas, pero, ¿a qué te remota a ti? ¿qué metáforas te hace pensar? Bueno, por mi parte me trasporta a ideas un tanto locas si así lo quieres llamar o descabelladas.

Puede pasar todo y nada

A esto me refiero, que remonta a ideas como: el destino, la vida, las decisiones, los caminos, las posibilidades de un individuo o del mundo entero y de ahí parte del título. Por un lado, me hace creer que incluso si cada persona es distinta a otra siembre habrá algo que los una. Como una cualidad, gusto, etc. Así encontrando más y más personas que se relacionen entre si formando una red.

Por otro lado, imagino a una persona justo en el centro teniendo infinidad de posibilidades y poder haber tomado infinidad de decisiones. Haciendo que cada nivel y cada hilo sean un camino totalmente distinto, pero en cada nivel se multiplican esas posibilidades. Esto me hace pensar que llega un punto en el que existen tantos futuros como sean posible dando como resultado algo totalmente incierto.

Una araña tejiendo en una rama.
Rojizo atardecer desenfocado y un contraluz de una araña que está tejiendo su telaraña en una rama.

“Decide sin pensar y pensarás por qué lo decidiste”

Javier Pelcastre

Redes, tuyas y del mundo

Todo esto forma redes que son interminables, tanto en nuestra persona como el mundo mismo. Entonces tu pensarías solo dos cosas, ¿el destino existe o no existe? Y de cualquier forma esas redes se seguirían formando.

Si el destino existe esa red ya está formada, solo falta recorrer cada uno de sus hilos. Cada decisión ya está tomada y solo escoges o pasas para saber porque ya fue tomada sobre las demás posibilidades.

Si el destino no existe entonces la red se formará conforme tus decisiones vaya afectándole. Dejando posibles decisiones de lado pero que pudieron haber pasado y estarías pasando para saber por qué no tomaste todas esas decisiones.

Un atardecer sin igual

Fue una fotografía que me costó en cierta medida capturarla por la altura en la que se encontraba el arácnido y por el viento que le movía, lo cual no me permitía enfocar adecuadamente. Sin embargo, después de algunos intentos obtuve esta toma. En lo personal me gustó mucho con un atardecer sin igual como este.

Te puede interesar: Es lento, es veloz… parece serlo todo

Por último, espero que sea de tu agrado y que puedas comentar o compartir, me encantaría saber qué piensas acerca de mi fotografía y escrito. También te invito a seguirme en mi página de Facebook y mi Instagram para que puedas ver más de mi trabajo.

Deja un pensamiento