Instantes que dejan marca perpetua

  • AlanJPG 

Vamos por la vida sin un manual de cómo tenemos que vivir, aprendemos con el tiempo. Serás más conocedor de las adversidades en tus últimos años de vida, que ironía ¿no? Ojalá hubieses tenido ese conocimiento antes. Tantos fracasos que se habrían evitado, tantas desilusiones.

¿Recuerdas tu niñez? Un mar de inocencias y alegrías que con el tiempo fueron desapareciendo. ¿Qué pasó con ellas? ¿A dónde fueron a parar tus más grandes sueños e ilusiones de la infancia? En el momento que menos te diste cuenta, se esfumaron. Entonces creciste, y comenzaste a observar grandes detalles de los que nunca te diste cuenta; aparecieron grandes desilusiones y la alegría que tanto abundaba en ti se reemplazó con miedo, incertidumbre y una rara sensación de que no todo estaba bien.

Sin darte cuenta, tu personalidad había cambiado completamente. Ahora te importa un poco más todo, ahora tienes una preocupación por tu misma existencia. La pregunta es ¿qué pasó mal? Esa forzada transformación a la que llamamos madurez es en realidad algo por lo que debemos pasar y adoctrinar por el resto de nuestros días, ya no hay tiempo para la felicidad verdadera, ahora todo es efímero.

La verdadera felicidad

Nadie en este mundo desea realmente sufrir, todos buscamos momentos de regocijo. Sin querer adoptamos la frustración como el centro alrededor del que nuestra vida gira. Claro, madurar implica tener una perspectiva más amplia de las personas, objetos y situaciones; pero solamente te fijas en lo negativo creyendo que todo es malo. Regresa a ser ese inocente chiquillo(a), y date cuenta de la magnificencia íntegra.

Rayo de tormenta eléctrica en Apan, Hidalgo.
Intenso rayo ocurrido durante una tormenta eléctrica nocturna en Apan, Hidalgo. Un momento muy corto, pero que dejó una fotografía impresionante.

Si la vida es meramente negativa, qué sentido tendría nacer para vivir. Has venido a ser feliz y hacer el bien. Cortos pero intensos momentos de tu vida dejarán marca perpetua en tu camino; así como repentinamente llegaron se irán sin advertir. Fue entonces cuando una noche de tormenta eléctrica en Apan, Hidalgo, México (mi pueblo oriundo) logré captar una serie de formidables rayos. No duraron ni siquiera un segundo, pero vaya momento que dejaron en la imagen. Es así como te das cuenta que pequeños instantes dejan grandes sensaciones.

Te puede interesar: Olvidaste un momento de tu vida

¡Gracias por leer!

Finalmente, agradezco el tiempo que has tomado para leer este pequeño escrito, esperando deje marca en ti. Te quiero invitar a que te suscribas a nuestro contenido a través de las notificaciones, pues así recibirás al momento nuevos artículos que valdría la pena leer en estas épocas de confinamiento en casa. Sígueme en Instagram, allí tengo más fotografías que podrían ser de tu agrado. Un fuerte abrazo a la distancia.

¡Regálame una calificación!

Calificación promedio 0 / 5. Votos totales 0

No hay votos, ¡sé el primero en puntuar!

¡Déjanos tu opinión!