La tormenta ya viene… una pequeña brisa

Vas caminando por la calle y de pronto un relámpago a la distancia hace destello, apresuras el paso porque sabes lo que se avecina, ¿no es así? Así es, una tormenta se acerca justo a donde estás, tratas de llegar lo más rápido posible a donde resguardarte, pero es demasiado tarde, te ha alcanzado…

Comienzas a correr para que no te mojes tanto, pero no encuentras refugio alguno. Te comienza a desesperar el no poder cubrirte de la lluvia, pero te das cuenta que realmente no es tan intensa como pensabas y te resignas a mojarte, mientras sigues caminando encuentras a personas disfrutando de la lluvia, —Locos— pensaste.

Mientras caminas…

Comienzas a querer secarte la cara y el cabello con un trapo que traes en tu bolso, pero la lluvia sigue siendo constante y no sirvió de nada tus esfuerzos… Maldices en voz baja y sigues caminando. Después de unos minutos vuelves a pasar el trapo por tu rostro, el resultado fue el mismo.

El frío te comienza a consumir. Era una tarde lluviosa, fría y sin ningún refugio cerca. Un tercer intento por secar tu rostro es frustrado por la lluvia y entonces entiendes de mala gana que no servirá de nada seguir intentando y solo pasas tu mano sobre tu rostro frío y mojado. Seguiste hasta llegar a casa y poder secarte realmente… ese fue un día que sin duda que se repetirá.

Timelapse desde lo alto de una peña mientras se aprecia la lluvia a la distancia. Pulsa aquí si no puedes visualizarlo correctamente.

“Y qué importa cuánto te seques si sigues bajo la lluvia…”

Javier Pelcastre

Problema…

Lo mismo pasa cuando un problema surge a tu persona, no importa la intensidad y dificultad de éste, siempre estarás ahí tratando de arreglarlo, de disolverlo o al menos aguantando a que pase sin importar que, incluso sin el apoyo de alguien más.

Si lo ponemos a la par con lo anterior de la lluvia, sucede lo mismo. Llegas a un punto en el que te desespera no poder encontrar una solución o alguien en quien apoyarte o refugiarte emocionalmente, así que sigues adelante como puedes. Mientras que ves que otras personas tienen los mismos o peores problemas y los sobrellevan.

Lo único que puedo decir, es que trates de solucionar el problema si es que a solución llega y si no pues solo esperar a que pase. Y para entonces ya podrás volver a levantarte, «secarte sin que te vuelvas a empapar» del problema. Sin importar si todo fue por cuenta propia, sin un apoyo y refugio. Ten en cuenta que esto se repetirá.

Aventura con amigos

Este video fue grabado en la Peña del Zumate, ubicada en el municipio de Omitlán de Juárez, Hidalgo, México. Fue una pequeña aventura con amigos que esperamos se vuelva a repetir en varias ocasiones, pero locaciones distintas. Fue una larga caminata hasta llegar a la cima, pero valió la pena y por supuesto, fue muy divertido y placentero el estar ahí.

Del mismo autor: En la espera de poder volar… ¡el tiempo vuela!

Espero te haya gustado y lo hayas disfrutado. Por último te dejo mis redes sociales, Facebook o Instagram para que sigas más de cerca lo que hago día a día. Saludos y un abrazo.

Más artículos
Malecón del Puerto de Progreso, Yucatán.
Conociendo el Malecón de Puerto Progreso
A %d blogueros les gusta esto: