Mi nueva manera de ver al mundo

Estoy a punto de cumplir cuatro años practicando fotografía, hace poco me detuve a meditar un poco el cómo me empecé a mover y adentrar en este arte. Mi historia es un poco simple, pero sin duda puedo decir que la fotografía me rescató ¿por qué? Bien. Empecemos.

Desde mi primer año de vida tuve la oportunidad de ir al cine, según mis padres cada vez que había una película en el cine o en televisión yo me quedaba absolutamente tranquilo observando, algo no muy normal para un bebé creo yo. Pasaron los años y cuando se tocaba la famosa pregunta «¿Qué vas a estudiar?» yo no lo sabía, verdaderamente no había algo que me apasionara más que ver películas, entonces en mi mente pasaba la idea de cinematografía pero nunca fue una idea muy apasionada, de hecho nunca hubo algo que me apasionara tanto, finalmente estudie diseño gráfico.

Aquí es donde empieza la aventura, yo en esos días de universidad no me encontraba particularmente motivado. Me sentía un fracaso pues no tenía la sensación de ser bueno en algo en concreto, miraba a mis compañeros ser buenísimos en diferentes ramas de mi carrera y yo me sentía desubicado. Después de meses, llega a mi vida la materia de fotografía; yo la tomé sin dudarlo, me llamaba la atención algo nuevo y diferente.

Preciosa luna de noviembre rodeada de maravillosas nubes.

El inicio

Parecía que todo sería nuevo… diferente, pero, no. Era un fiasco, me avergüenza aceptar que tomaba fotografías por tomar, copiaba los ajustes o ideas de mis compañeros y me sentía bien en ese entonces, pero nada nuevo ni diferente de lo que ya era.

Total, pasaron unos años en los que fui algo pasivo y mediocre, hasta que llega el 2019; específicamente el 20 de febrero en donde yo escribo mi primer post en este sitio y utilizo de manera diferente la fotografía. Ese año empecé a tomarme de una manera más seria la fotografía, pero no lo suficiente como para estar orgulloso.

Llega el tan controversial 2020 y justo el primero de enero mi forma de ver el mundo, la vida, la forma de apasionarme o incluso de pensar cambia totalmente ¿Qué paso? no lo sé, pero la fotografía me encontró y me hizo saber que era ahí a donde pertenecía. Ahora con total seguridad puedo decir que mi manera de ver el mundo y de vivir cambio totalmente y que encontré algo para lo que soy realmente bueno, no tengo aún el derecho de llamarme fotógrafo, pero sin duda estoy pronto de lograrlo.

Mi consejo

De todo esto te puedo decir que siempre, en verdad, siempre habrá algo para lo que seas bueno, en ocasiones pareciera que el camino es oscuro y lleno de incertidumbres cuando se habla de tu futuro y tu trabajo, estudios o el «¿Para qué soy bueno?» pero te prometo que siempre habrá algo para lo que seas bueno, encontrarás tu pasión y cuando lo hagas no permitas que nadie ni nada te detenga, vuélvete el mejor en lo que te apasione, supéralos a todos y no te rindas.

A través de mi fotografía puedo hablar de manera más intrincada y profunda que a través de las palabras.

Richard Avedon

Te puede interesar: Tardes de fotografía en cuarentena

Este post es algo más personal que informativo, pero agradezco tu tiempo para leerlo. Espero mi trabajo sea de tu agrado y si es así te invito a seguirme en mi Instagram en donde comparto mis fotografías, para mí es un honor compartir post a post una foto nueva contigo. ¡Un saludo!