Menú Cerrar

Quetzalcóatl “La serpiente emplumada”

Hace unos meses, con la suerte de aún no haber comenzado la cuarentena tuve la oportunidad de visitar la zona arqueológica de Teotihuacán. Lo cual no es algo tan nuevo para mí, al estar demasiado cerca de donde resido.

Bien recuerdo que hice de menos esta foto, no creía que fuera buena, hasta que un día hice el intento de revelarla y editarla. Finalmente obtuve un resultado realmente apreciable, me agradó bastante, la combinación de blanco y negro de un objeto histórico siempre me parece respetable.

En la foto, tenemos el rostro tallado en piedra del dios Quetzalcóatl a la orilla de unas escaleras del mismo material. El rostro al cubrir la mayor parte del cuadrante derecho de la fotografía capta en su totalidad la vista del espectador, lo que me pareció grandioso.

Escultura de Quetzalcóatl.
Escultura de Quetzalcóatl, que forma parte del complejo prehispánico de Teotihuacán, la ciudad de los dioses.

La leyenda

La palabra Quetzalcóatl es de origen náhuatl y se compone de las palabras “quetzal” que hace referencia al ave que vive en la selva del sur mexicano y en algunos lugares de Centroamérica, y “cóatl” que quiere decir serpiente. Entonces, se puede interpretar la palabra Quetzalcóatl como “serpiente emplumada”.

En Teotihuacán, la serpiente emplumada tiene la representación de la unión del agua de lluvia con el agua terrestre; y tiene relación con el poder de los gobernantes, menciono esto porque no toda serpiente emplumada es Quetzalcóatl según el antropólogo Eduardo Matos Moctezuma.

Existen diversas leyendas sobre el origen de Quetzalcóatl, pero no existe uno realmente definido o comprobado y eso varía según la cultura. Por ejemplo, para los aztecas Quetzalcóatl era, como su nombre indica, una serpiente emplumada; un reptil volador (como un dragón) creador y transgresor de fronteras entre el cielo y la tierra. Era la deidad creadora que había contribuido a la creación de la humanidad.

Te puede interesar: Teotihuacán, la ciudad de los dioses

Finalmente

Yo no soy ningún experto, ni siquiera gran conocedor de antropología o historia. Pero sin duda es maravilloso conocer lo que hay detrás, toda esa historia que forjó lo que es ahora México. Espero mi fotografía haga justicia a esta maravillosa parte de la historia.

Sin más por el momento te deseo un agradable día, un fuerte abrazo. Y si mi trabajo es de tu agrado te invito a valorarlo, seguirnos y si es de tu gusto, seguirme en Instagram, ahí comparto todo mi contenido.

¡Regálame una calificación!
7 votos

Sobre el autor

Relacionado

¡Déjanos tu opinión!

A %d blogueros les gusta esto: