Menú Cerrar

Un salto… y no siempre con fe

Alguna vez y en algún momento de tu vida hasta este momento, sé que hay algo a lo que siempre le has temido. Yo también tengo un miedo, y así como tú y yo, alguien más lo tiene. A ese pequeño miedo lo llame “salto”.

No sé si alguien más lo había visto de esta manera, espero que sí y si no, no hay problema. Trataré de explicarte o darte mi opinión sobre cómo este “salto” se convirtió en una parte importante de mí, y así como fue en mí, estoy seguro que en muchos más también.

Infancia y miedos

Aunque creo que en todos se desarrolló de manera distinta, la esencia es la misma. Y para ponerte un ejemplo muy claro; cuando eras pequeño/a, alguna vez te hicieron saltar de un lado a otro (de un río, por ejemplo), tuviste que pasar por un lugar donde no te gustaba (oscuro, por ejemplo) e incluso tener que hablarle a alguien.

Todo esto muchas veces te pasó por ese miedo a ese algo, y siempre tuviste que dar ese “salto” de una u otra forma. Siempre le llamé “dar un salto” sin importar la situación ya que, aunque no era literal siempre era un salto de un estado mental o de ser.

¿Por qué?

Pues porque, aunque no era ese cambio físico, acababa de vencer ese miedo, ese tabú o incluso alguna mentira que me hubiesen contado mis padres. Como si me pasaría algo si no hacía lo que me decían, o tal vez a ti te dijeron que te pasaría algo si no dormías temprano, por ejemplo.

Y así durante el transcurso de mi vida y de la tuya has y seguirás dando pequeños o grandes “saltos” que en muchas ocasiones son espontáneos y dependiendo la situación no estás al cien por ciento seguro de ese “salto” que darás. Pero que ese mismo salto se volverá importante y relevante en tu futuro y presente.

“¿Y qué importa quien salta más alto? Importa quién sabe caer.”

Javier Pelcastre

Así que, viéndolo de otra manera, son decisiones que de acuerdo a mi pequeña frase no importa que tanto te afectó, para bien o para mal. Si no más bien, hago referencia al después de. En la forma en cómo vas a tomar esos resultados, y si es algo negativo, “saber caer”.

Plano entero de un skater realizando una acrobacia.
Plano entero de un skater realizando una acrobacia. Realizando ese «salto» que en algún momento todos daremos.

Truco…

Y bueno, a qué me refiero con esto. Básicamente cualquier persona incluyéndome y a ti, damos saltos que en ocasiones nos llevan a lo más alto; y que bueno, ese no es el problema en sí, si no que muchas veces no completamos ese “salto” y caemos. A esto podría decírsele el fracaso, aplicado en cualquier aspecto.

El truco después de, es el saber tomarlo como herramienta para volver a saltar o para saber cuándo no saltar. Sin darte por vencido y sin sentirte inservible o inútil después del primer intento fallido. Esto en cierta parte me lo inspiró justo esta fotografía y ese momento en el que justo una y otra vez fallaba en dar un salto y hacer un “truco”, pero lo volvía a intentar.

Espero y te sirva de algo mi pequeña analogía y te agradezco por leerme. Esta fotografía y otras que he estado subiendo en mi página, las tome en el municipio de Atotonilco el Grande, Hidalgo, México. Ese mismo día hice un pequeño clip de video con material de este skater. Te dejo el link para que lo visites y si gustas, lo compartas. Ver video FB. Ver video IG.

Del mismo autor: La tranquilidad de un bello amanecer

Por último, te dejo mis redes sociales para que veas más de mi trabajo, en Facebook o en Instagram para que sigas más de cerca lo que hago día a día. Saludos y un abrazo.

¡Regálame una calificación!
2 votos

Sobre el autor

Relacionado

¡Déjanos tu opinión!

A %d blogueros les gusta esto: