Un sentimiento de abandono… «distintos abandonos»

¿Alguna vez te sentiste abandonado? ¿O solo, sin importar el lugar en el que te encontraras o con quién? Y aunque en ocasiones solo necesitas estar solo para darte cuenta de que lo estás, en muchas ocasiones suele ser lo contrario. Es cuando más acompañado estás cuando llegas a valorar y darte cuenta de lo que te rodea.

Pero bueno, eso era algo para ponerte a pensar y quizá a darte cuenta de algo. Lo que en realidad te vengo a platicar es sobre el abandono. Pero no hacia ti, si no a otros, a objetos, animales, etc.

Dependiendo de la situación o el sujeto, el abandono o el hecho de hacerlo es distinto, sin embargo, ¿tú qué has sentido al abandonar a alguien, a una mascota, un lugar o incluso un objeto? Y sabes, espero me puedas contestar, ya que creo que es importante saber cómo te sientes, tanto para mí como para ti.

¿Has abandonado?

Te platico, en lo particular muchas veces he tenido que abandonar ciertas personas o lugares, pero no he sentido algo tan fuerte como algunos afirman o afirmarían que se siente. Por ejemplo, al dejar tu lugar natal, ya sea para estudiar, trabajar e incluso formar una familia.

Viejo camión turístico olvidado por el paso del tiempo. Demuestra su abandono, pero se resiste a seguir existiendo.

«Varado entre tanto… siento tan poco para él.»

Javier Pelcastre

Estos y otros sentimientos me desataron al ver este camión abandonado entre tanta maquinaria pesada y oxidada. Y me pregunté si en algún momento un objeto llegó a sentir el abandono, que ya no sirve más o que simplemente se le sustituyó por algo mejor.

Y pues bueno, llegue a la conclusión de que tal vez no lo siente como nosotros con sentimientos, pero lo demuestran. Como en la foto se aprecia, está ya muy oxidado y le faltan muchas de sus partes y aunque en algún momento fue usado como un camión turístico lo dejó de ser. Pero aún se resiste al tiempo y el abandono.

Esta fotografía la hice mientras dábamos una caminata, con uno de mis amigos del pueblo donde vivo. Nuestro recorrido no fue tan largo sin embargo caminando, platicando y tomando fotografías el trayecto se alarga. Un recorrido que comenzó en Omitlán de Juárez y terminó en Real del Monte, Hidalgo, México. Aunque bueno, literal cruzamos todo el pueblo hasta llegar a un mirador que da vista a Pachuca de Soto, capital del estado de Hidalgo.

Sugerido: Cayendo a pedazos en el olvido

Espero te haya gustado, si es así reacciona, comparte y comenta que te pareció o qué inquietudes tienes. Por último, te invito a seguirme en mis redes sociales, tanto en Facebook como Instagram. Saludos y un abrazo.