Fotografía del fondo de un pequeño lago.
Fotografía del fondo de un pequeño lago en el cual se aprecian pequeños peces.

La gran inmensidad de las decisiones

Un tono azul te deslumbra la mirada en el momento en que sales a la calle y sabes que será un día despejado y caluroso al parecer, así que decides quitarte la sudadera y amarrarla a la cintura. Feliz porque hoy será un gran día, hoy verás a alguien importante. Solo eso, sin embargo… estás feliz.

Nunca le dirás, sin embargo, le acabas de ver y la sonrisa se dibuja en tu rostro. Al parecer es un día muy divertido en todo el transcurso, disfrutan estando juntos y hablar de lo que les ha pasado ya que hacía mucho no se veían. Te ve a los ojos, te dice que se ha divertido mucho y se la ha pasado genial, te abraza un instante, solo un instante.

Inmensidad…

Mientras caminan por el sendero del lugar pueden apreciar el pequeño cuerpo de agua que se encuentra en el parque y se acercan para ver más de cerca, pueden apreciar que hay bastante vida en el lugar. Pequeños peces nadan de lado a lado sin parar, pequeños gusanos y otras criaturas.

Se puede observar como ese color azul que viste en el cielo esta mañana también se puede apreciar en el agua, e incluso aprecias tonos más fuertes que los del cielo. Te recuerdan que incluso para estas pequeñas criaturas hay un gran cielo azul, hay algo más grande que ellos y lo saben. Aun así… también saben que hay otros caminos por explorar.

¿Destinos o caminos?

Mientras observan comienzas a notar que hay peces que van en grupo o parejas por un rato, sin embargo, después se separan y toman caminos separados o inclusos opuestos. Y no se vuelven a encontrar nunca o hasta dentro de mucho, sin importar que tan lejos o cerca estén.

Fotografía del fondo de un pequeño lago.
Fotografía del fondo de un pequeño lago en el cual se aprecian pequeños peces.

«Caminos opuestos de la vida… simplemente, vida.»

Javier Pelcastre

Y sin querer se te vino a la mente que eso pasa siempre con las personas, que cuando más juntos o unidos están, de pronto ese lazo se suelta o rompe. Y esto, muchas veces sucede sin planear, sin previo aviso y sin siquiera saberlo. Pero lo que nunca se descifrará si es el destino mismo o un camino que se escoge.

¿Qué pasó…?

Lo mismo te preguntarás por mucho tiempo; se fue, se fue por tanto tiempo y ahora entiendes esa mirada, esas palabras y ese abrazo. Lo sabía, sabía que jamás volvería a verte, sabía que se iría y aún así no te lo pudo decir. No lo quiso hacer… sabía que te destrozaría.

Le extrañas, sin embargo, poco a poco comienzas a entender y cada cuanto le recuerdas menos y ya es solo un suspiro. Aún así, tienes la esperanza de algún día verle de nuevo, de poder hablarle y convivir. Ese día llegará; pero no la respuesta…

La toma…

Esta pequeña fotografía la capturé mientras estaba en una sesión de cumpleaños de mi mejor amiga y para ella, y bueno… fue la última vez que la vi. Tal y como mencioné, era un pequeño lago en una zona turística en el municipio de Huasca de Ocampo, Hidalgo, México. Pueblo Mágico de Hidalgo, y primer Pueblo Mágico de México.

Espero te haya gustado y lo hayas disfrutado en cierto modo ya que también espero haberte puesto a pensar un poco en cuanto a tus relaciones amistosas, familiares o amorosas incluso. Por último te dejo mis redes sociales, Facebook o Instagram para que sigas más de cerca mi trabajo. Saludos, un abrazo y cuídense en estos tiempos de frio.

Más artículos
Pequeña cabaña cerca de Tenango de Doria, Hidalgo, México
Observando desde la distancia…

Preparando para ti…

A %d blogueros les gusta esto: